Medio de comunicación independiente

Argentina se une a los BRICS: ¿un paso hacia nuevas oportunidades o un riesgo diplomático? Este artículo analiza el ingreso del país a este grupo de economías emergentes y las posturas de los candidatos presidenciales argentinos.

El presidente Alberto Fernández en una videoconferencia con los miembros de los BRICS y sus invitados.

En un escenario mundial donde las dinámicas de poder están en constante evolución, la última cumbre de los BRICS en Johannesburgo ha desatado una serie de reflexiones dentro de la política argentina. Lo que una vez fue un selecto cuarteto de naciones emergentes, compuesto por Brasil, Rusia, India y China (con la adición posterior de Sudáfrica), ha dado un paso audaz hacia una nueva configuración política.

La invitación extendida a seis naciones adicionales: Irán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Etiopía y Argentina, ha generado preguntas fundamentales sobre los riesgos y las oportunidades de participar en semejante grupo.

El presidente Alberto Fernández ha acogido con entusiasmo esta inclusión, declarando que el país se une a la alianza de los BRICS como parte de una visión más amplia de una Argentina “fraterna y abierta al mundo”. Sin embargo, los observadores internacionales y analistas políticos se preguntan qué implicaciones conlleva formar parte de este conglomerado que, en algunos casos, se pretende erigir como contrapeso al poder occidental.

En estas líneas se explorará la esencia de los BRICS, se analizarán las perspectivas divergentes que configuran el debate sobre los beneficios y riesgos de esta incorporación, y examinaremos las distintas posturas adoptadas por los diversos candidatos presidenciales de cara a las próximas elecciones de octubre.

(desde la izquierda) Presidente de Brasil Lula da Silva, Presidente de China Xi Jinping, Presidente de Sudáfrica Cyril Ramaphosa, Primer Ministro de India Narendra Modi y Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia Sergey Lavrov, en una fotografía familiar durante la Reunión de Retiro de Líderes de BRICS, en Johannesburgo, Sudáfrica, el 22 de agosto de 2023. Fuente: Gobierno de la India

En un mundo cuyo único rasgo constante es la incesante mutación, comprender la dinámica en evolución de los BRICS emerge como imperativo fundamental para desentrañar las complejidades de la nueva era que se avecina en el ámbito de la política y la economía global.

¿Qué es BRICS?

Los BRICS emergen como una asociación económica y comercial que reúne a cinco economías en desarrollo que, en la primera década del siglo XXI, proyectaron un futuro promisorio, residiendo su esencia fundamental en el fortalecimiento de los sistemas de acuerdos multilaterales tanto entre sus miembros como con actores a nivel global.

La apertura del bloque a nuevas incorporaciones se concreta 14 años después, a pesar de haberse establecido formalmente en el año 2009, lo cual ilustra la rigidez de los principios fundacionales de los BRICS que se caracterizan por la presencia de naciones con similitudes en múltiples variables y la capacidad inherente de convertirse en potencias globales.

Asimismo, en 2015, este grupo de naciones, bajo la presidencia de la ex mandataria brasileña Dilma Rousseff, dio vida al Nuevo Banco de Desarrollo. Este organismo, concebido como una alternativa al Banco Mundial y al FMI, busca financiar proyectos de desarrollo e infraestructura en el sur global, promoviendo una gobernanza más equitativa al otorgar a todos sus miembros la misma cantidad de acciones (al menos así fue con los países fundadores y Sudáfrica, esta por ver si esto se aplica a los nuevos miembros).

La Presidenta del Nuevo Banco de Desarrollo Dilma Rousseff con Vladimir Putin, el 26 de julio de 2023. Foto: Alexey Danichev, RIA Novosti

Ante esto, la incorporación plena de Argentina se produjo durante la primera cumbre presencial del bloque en tres años, que tuvo lugar en Johannesburgo, Sudáfrica. En este encuentro, también se discutieron detalles acerca de los mecanismos para la admisión de nuevos miembros y se abordó el tema crucial de la desdolarización del comercio internacional.

De esta manera, a partir del 1 de enero de 2024, Argentina, Egipto, Etiopía, Arabia Saudita, Irán y Emiratos Árabes Unidos se convertirán en miembros plenos de este bloque que, en la actualidad, representa el 46% de la población del planeta.

Desde la perspectiva del actual gobierno argentino, los BRICS desempeñan un papel de vital importancia en la búsqueda de una arquitectura financiera global que tome en consideración las necesidades de crecimiento, comercio, inversión y bienestar social. La entrada de Argentina, como nuevo miembro de pleno derecho, permitirá fortalecer su capacidad de negociación y ampliar sus oportunidades comerciales y de financiamiento.

Oportunidades y riesgos de la Incorporación de Argentina a los BRICS

Dentro del vibrante debate que se está desarrollando en la opinión pública argentina sobre la conveniencia de unirse a los BRICS, es esencial examinar detenidamente los argumentos tanto a favor como en contra de esta significativa decisión.

Oportunidades

Una argumentación muy descriptiva de las ventajas y oportunidades para el país fue la realizada por Alejandro Frenkel, Doctor en Ciencias Sociales, Investigador del CONICET y Profesor de la maestría y del doctorado en Relaciones Internacionales.

Desde una perspectiva económica, Frenkel argumenta que la inclusión de Argentina en los BRICS ofrece una ventana hacia un escenario de notables oportunidades. Este bloque representa una considerable porción de la economía global, contribuyendo con un imponente 25.7% del Producto Interno Bruto mundial y aproximadamente un 20% de las inversiones globales.

Esta entrada proporciona a Argentina una oportunidad sin precedentes para fortalecer sus lazos económicos con las principales potencias emergentes. En especial es relevante la perspectiva de consolidar relaciones económicas con Brasil, China e India, considerados socios esenciales para la economía argentina.

Brasil, líder en la importación de productos argentinos, posee una influencia significativa en industrias clave, como la automotriz y el comercio de trigo. En tanto, India y China son los principales compradores de la soja argentina, un recurso vital para el país.

Logotipo del New Development Bank en la sede del banco en Shanghai

A su vez, el ingreso de Argentina a los BRICS también otorga acceso al Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), una entidad que podría proporcionar al país la capacidad de acceder a nuevos créditos internacionales y diversificar su cartera de financiamiento externo, allanando así el camino hacia el desarrollo económico sostenible.

Desde una perspectiva regional, la presencia de Argentina y Brasil, como socios clave del Mercosur, refuerza la alianza estratégica en la región, ofreciendo al Mercosur una voz más influyente en un bloque de potencias emergentes.

Asimismo, el aspecto identitario y la cooperación SUR-SUR también se verían fortalecidos con la participación de Argentina en los BRICS. Esto permitiría al país consolidar su posición en el Sur Global, promoviendo la cooperación entre naciones del sur y abogando por reformas en el sistema económico internacional, basado en principios de no intervención en asuntos internos y mayor igualdad entre los Estados.

Por otro lado, desde una perspectiva de seguridad, la coincidencia de Argentina, Brasil y Sudáfrica en el Atlántico Sur como espacio común con desafíos de seguridad compartidos es un factor relevante. En un contexto de creciente rivalidad entre China y Estados Unidos, los BRICS podrían convertirse en una plataforma para establecer posiciones comunes en operaciones de mantenimiento de la paz y facilitar la adquisición de tecnología de defensa en condiciones más favorables.

La presidenta Dilma Rousseff durante una reunión de los Jefes de Estado y de Gobierno de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica). Los Cabos - México, 18/06/2012. Como podemos ver con el caso de Dilma Rousseff, en el New Development Bank las puertas giratorias están a la orden del día y no se ocultan. Foto: Roberto Stuckert Filho/PR.

También, la cuestión de las Malvinas encuentra un terreno propicio en los BRICS, ya que prácticamente todos los países del bloque respaldan la posición argentina e instan al Reino Unido a entablar negociaciones, en conformidad con la Resolución 2065 de las Naciones Unidas.

En resumen, la entrada de Argentina a los BRICS representa una oportunidad única en la que el país podría fortalecer sus lazos económicos, ampliar su influencia en asuntos regionales y globales, y abrir nuevas perspectivas de desarrollo económico sostenible.

Riesgos

No obstante, el ingreso de Argentina a los BRICS no está exento de desafíos y consideraciones críticas que merecen un análisis profundo.

En primer lugar, la inclusión en un bloque de potencias emergentes con visiones nacionalistas y aspiraciones de reformar el sistema internacional puede situar al país en una posición complicada. Esto ocurre en un momento en que la rivalidad entre Estados Unidos y China se encuentra en su punto álgido, y Argentina depende de la cooperación con Washington en el marco de su acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Otro aspecto a tener en cuenta es la presencia de Rusia en el grupo, actualmente en conflicto con Ucrania, lo que lo coloca en una situación de aislamiento por parte de Occidente. La participación de Argentina podría generar tensiones diplomáticas y compromisos difíciles de manejar en este contexto.

Al mismo tiempo, la inclusión de Irán, un país que ha sido investigado por su presunta participación en el atentado a la AMIA en Buenos Aires en 1994, también plantea desafíos significativos. Esta decisión podría aumentar las tensiones políticas con Occidente y generar preocupaciones dentro de la sociedad argentina y provocar más división en la política interna del país.

Cada año se reúnen miles de personas para rememorar el atentado a la AMIA, 18 de julio de 2015. Autor: Jaluj

En resumen, aunque la incorporación de Argentina a los BRICS abre un abanico de oportunidades, también conlleva riesgos y desafíos diplomáticos que requerirán una gestión cuidadosa y una evaluación continua de sus implicaciones en la política global y regional.

Posición de los diferentes candidatos a la presidencia frente al ingreso del país a los BRICS

El anuncio del ingreso de Argentina a los BRICS también ha generado un intenso debate entre los candidatos presidenciales argentinos, quienes han expresado sus opiniones divergentes sobre esta decisión geopolítica de gran relevancia.

Javier Milei, el candidato de La Libertad Avanza, quien obtuvo el 30% de los votos en las recientes elecciones primarias, ha rechazado enfáticamente la idea de involucrar a Argentina en los BRICS. Milei ha argumentado que no está dispuesto a entablar relaciones con naciones gobernadas por la izquierda, alegando que no respetan los principios fundamentales de libre comercio, libertad y democracia.

Bajo su liderazgo, Argentina no buscaría pertenecer a este grupo. Además, Milei ha enfatizado que su alineamiento geopolítico se encuentra con Estados Unidos e Israel, y que no buscará alianzas con países considerados como comunistas.

Por su parte, Patricia Bullrich, candidata de Juntos por el Cambio, que alcanzó un 28% de apoyo en las primarias, ha anunciado que, en caso de asumir el poder, revocaría la decisión de unirse a los BRICS. Bullrich basa su oposición en la invasión de Ucrania por parte de Rusia y en la inclusión de Irán en el bloque, cuyos altos funcionarios han sido investigados en la justicia argentina por su presunta implicación en el atentado a la mutual judía AMIA en 1994.

En el mismo sentido, Mauricio Macri, expresidente de Argentina y líder de Juntos por el Cambio, ha expresado su acuerdo con las críticas de Bullrich. Macri ha cuestionado la decisión de unirse a los BRICS en un momento en que Rusia está involucrada en la invasión de Ucrania y en un grupo que incluye a Irán.

En contraposición a estas posturas, el ministro de Economía del actual gobierno, Sergio Massa, quien representa al oficialismo peronista y obtuvo un 27% de los votos en las primarias, ha llamado a la responsabilidad en las declaraciones sobre este tema.

Massa ha subrayado la importancia de las relaciones comerciales con Brasil y China, los dos mayores compradores de productos argentinos, y ha alertado sobre las consecuencias económicas negativas que podría acarrear abandonar los BRICS, incluyendo la desactivación de un millonario acuerdo de intercambio con el Banco Central de China, lo que afectaría a las reservas monetarias del país.

En resumen, el ingreso de Argentina a los BRICS ha desencadenado una fuerte controversia entre los principales candidatos presidenciales argentinos. Mientras algunos rechazan esta iniciativa basándose en preocupaciones geopolíticas y de seguridad, otros argumentan que mantener relaciones económicas y comerciales con las naciones que conforman el bloque es fundamental para el país.

Esta controversia subraya la importancia de un debate cuidadoso y ponderado sobre el papel de Argentina en la arena internacional y su relación con las principales potencias emergentes del mundo.

Conclusión

La reciente decisión de Argentina de unirse al grupo de economías emergentes conocido como BRICS ha desatado una serie de preguntas y discusiones en el ámbito político y económico.

No obstante, es importante destacar que, según diferentes especialistas, el ingreso a los BRICS no implica un beneficio económico directo en términos de acceso a mercados o reducción de aranceles. En lugar de eso, se considera una alianza estratégica de naturaleza política, ya que el verdadero potencial radica en la oportunidad de forjar vínculos políticos más sólidos y en el acceso al Banco de los BRICS, un instrumento significativo para el financiamiento y la cooperación futura.

Sede del New Development Bank, Shanghai, China.

Es relevante subrayar que este paso no exime a Argentina de desafíos y preguntas importantes. La alianza incluye a naciones con diversos sistemas políticos, lo que plantea interrogantes sobre la alineación de valores y principios. Además, el tiempo restante en la actual administración es limitado, lo que genera consideraciones sobre la conveniencia de establecer alianzas en este momento.

Desde una perspectiva política, el ingreso de Argentina a los BRICS representa una mayor presencia en un grupo con un peso significativo en el escenario mundial. Esto puede beneficiar a Argentina como un país que ha captado la atención de varios miembros de los BRICS y que ha sido un aliado cercano de Brasil en la región.

Así, la decisión de Argentina de unirse a los BRICS plantea preguntas complejas y ofrece oportunidades interesantes. Aunque el beneficio económico directo puede ser limitado, la posibilidad de fortalecer vínculos políticos y el acceso al Banco de los BRICS abren nuevas perspectivas. El tiempo dirá cómo Argentina gestionará esta nueva dinámica y cómo aprovechará este potencial en el futuro.

Autor: Lautaro Bermúdez

Twitter: LautiGBermudez

Instagram: LautiGBermudez

LinkedIn: Lautaro Bermudez | LinkedIn

Te has suscrito correctamente a The Political Room
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Excelente! Te has registrado correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.