Medio de comunicación independiente

La necesidad de China de proyectar su influencia “más allá de sus fronteras” en las últimas décadas ha generado la correspondiente necesidad de salvaguardar las operaciones y el personal chinos en los entornos potencialmente peligrosos en los que operan.

Esta necesidad se ha visto ejemplificada por sucesos como la evacuación de ciudadanos chinos de Libia y Yemen debido a la agitación política, junto con los recientes ataques contra ciudadanos chinos en diversas regiones como la República Centroafricana. Estos incidentes han puesto de relieve el imperativo de Pekín de proteger sus activos en el extranjero, lo que ha dado lugar a la aparición de empresas chinas de seguridad privada (PSC) como componente crucial de la estrategia de seguridad de China.

Este artículo examina la evolución de la huella y la influencia de las empresas chinas de seguridad privada en América Latina, centrándose en sus operaciones, la cooperación en materia de seguridad, las posibles implicaciones geopolíticas y la necesidad de transparencia y regulación.

A través de los análisis de los principales expertos en la materia como Evan Ellis y Sergey Sukhankin, este artículo pretende arrojar luz sobre la naturaleza polifacética de la implicación de las empresas de seguridad chinas en la región latinoamericana.

Contratistas chinos de seguridad privada. Fuente: Screen Grab / Twitter / Top War

I. La emergencia de las empresas privadas chinas en América Latina

Las motivaciones de China en América Latina obedecen fundamentalmente a consideraciones internas, principalmente el imperativo de sostener el crecimiento económico para cumplir el "sueño chino" de la seguridad de la clase media y preservar el poder del Partido Comunista Chino.

Este objetivo ha impulsado a China a buscar un acceso seguro a recursos vitales, ampliar los mercados de exportación y estar preparada para emprender operaciones armadas complejas, como una potencial invasión de Taiwán en el medio plazo.

Además, la incursión de China en el continente latinoamericano ha pasado de tener intereses predominantemente económicos y empresariales a abarcar una importante dimensión geopolítica, marcando sus ambiciones de competir con Estados Unidos por la influencia en una región considerada históricamente como el "patio trasero" de Estados Unidos.

Las empresas chinas de servicios públicos han proliferado rápidamente en los últimos años y se calcula que en 2022 habría 7.000 empresas de este tipo operando en hasta 40 países. Aunque estas empresas han sido más activas en Asia, su presencia en América Latina no ha dejado de crecer, impulsada por la expansión de las inversiones chinas en la región.

Y es que el conglomerado empresarial del Gigante Asiático ha invertido en América Latina y el Caribe más de 184.000 millones de dólares, lo que le ha llevado a enfrentar diferentes desafíos en materia de seguridad.

Los problemas de seguridad a los que se enfrentan las empresas chinas en la región, como atentados, situaciones con rehenes y suspensión de operaciones, ponen de manifiesto la vulnerabilidad de las mismas.

Las empresas de seguridad privadas chinas han respondido a estos retos prestando servicios que van desde la protección personal hasta soluciones de seguridad integrales. Sin embargo, su limitada experiencia en países más desarrollados y el panorama competitivo con empresas de seguridad establecidas y familiarizadas con las leyes locales han planteado retos a sus operaciones.

Operaciones independientes

Varias empresas chinas de servicios de seguridad han establecido de forma independiente su presencia en países latinoamericanos, ofreciendo una amplia gama de servicios de seguridad:

  1. Beijing Dujie Security Technology Company ha establecido una oficina en Argentina, atendiendo a varios clientes, incluyendo empresas centrales, empresas estatales, empresas privadas, embajadas y consulados.
  2. China Overseas Security Company ha realizado investigaciones de campo en Argentina, lo que ha suscitado la preocupación de los medios de comunicación locales por las actividades de la empresa.
  3. ZhongBao Hua’an Security Service ha ampliado estratégicamente sus operaciones a Panamá, El Salvador y Costa Rica, ofreciendo un amplio espectro de modernos servicios de seguridad.

Además, TieShen BaoBiao ofrece servicios especializados de guardaespaldas en Panamá.

Un marine del Ejército Popular de Liberación monta guardia durante la evacuación de ciudadanos chinos de Adén en 2015. Créditos: Reuters

Acuerdos formales y colaboraciones

Las PSC chinas también han firmado acuerdos formales con proveedores de seguridad locales en América Latina:

  1. Uruguay Chinese Security Company y Venezuela Chinese Security Company, afiliados a TieShen BaoBiao, ofrecen toda una gama de servicios de seguridad, desde patrullas hasta gestión y equipamiento técnico.
  2. El Consejo de Seguridad México-China se fundó para proteger a los empresarios chinos en México de las actividades delictivas, con el apoyo de la embajada china.
  3. China Security Technology Group se asoció con la empresa peruana Grand Tai Peru, centrándose en la protección de las empresas chinas del sector minero.
China Security Technology Group firmando un acuerdo para asegurar un proyecto de infraestructura en Sri Lanka. Fuente: CSTG.

Centros de ayuda chinos

Los Centros de Ayuda Chinos desempeñan un papel crucial en la cooperación local, prestando servicios esenciales como salvamento, formación para la integración, asistencia jurídica y apoyo a los necesitados. Estos centros se han establecido en varios países latinoamericanos, reforzando los lazos entre China y la región.

Justificar la presencia

La presencia de las PSC chinas en América Latina puede justificarse en base a dos argumentos principales:

  1. Garantizar la seguridad de los ciudadanos chinos en la región.
  2. Hacer frente a la creciente influencia de las mafias chinas involucradas en diversas actividades ilícitas, incluyendo la trata de personas, el narcotráfico, la extorsión empresarial, la corrupción y la falsificación.

II. Cooperación en materia de seguridad e implicaciones

La estrategia de seguridad de China en América Latina va más allá de las actividades de las empresas de seguridad privada. El gobierno chino ha demostrado un interés polifacético en la cooperación en materia de seguridad con la región, tal y como se desprende de documentos políticos oficiales e iniciativas como el Libro Blanco de la Política China-América Latina, el plan China-CELAC 2022-2024 y la Iniciativa de Seguridad Global.

Cabe destacar que estos documentos políticos, si bien hacen hincapié en diversos aspectos de la cooperación, guardan silencio sobre la cuestión de las empresas de seguridad privadas.

Reunión de Ministros del Foro China-CELAC. Fuente: CGTN

La implicación de China en la cooperación latinoamericana en materia de defensa y seguridad plantea importantes cuestiones sobre las implicaciones geopolíticas de estas actividades. Los proyectos de infraestructuras, los contratos de compraventa de armas y el establecimiento de puestos policiales chinos en el extranjero ponen de manifiesto la creciente dimensión de seguridad de la implicación china en la región.

Aunque algunos expertos sostienen que las principales motivaciones de China son económicas y políticas, no deben subestimarse las posibles consecuencias relacionadas con la seguridad.

III. Implicaciones geopolíticas y consideraciones reglamentarias

La presencia de empresas chinas de servicios públicos en América Latina, unida a su participación en proyectos de infraestructuras, venta de armas y posible colaboración con iniciativas policiales chinas, tiene implicaciones geopolíticas más amplias.

A medida que los intereses de China continúan expandiéndose en la región, es necesario evaluar cuidadosamente el impacto de estos acontecimientos en el equilibrio estratégico, la estabilidad regional y los posibles conflictos que impliquen a China.

Además, la transparencia, la regulación y la supervisión de las empresas chinas de seguridad privada que operan en América Latina son preocupaciones fundamentales. El desconocimiento de este fenómeno en la región, unido a los esfuerzos de Pekín por mantener un perfil bajo, requiere una mayor atención como cuestión de política pública.

Garantizar que estas empresas estén debidamente registradas, reguladas y operen dentro de los límites de las leyes locales es esencial para salvaguardar los intereses soberanos de los países anfitriones y la seguridad de sus ciudadanos.

IV. Conclusion

La aparición de empresas chinas de seguridad privada en América Latina es un acontecimiento significativo con implicaciones de gran alcance. Los retos de seguridad a los que se enfrentan las empresas chinas, la creciente demanda de protección y el compromiso más amplio de China en la región subrayan la necesidad de un enfoque integral de la cooperación en materia de seguridad.

Si bien las empresas chinas de servicios públicos ofrecen servicios que responden a preocupaciones inmediatas en materia de seguridad, sus actividades deben llevarse a cabo con transparencia, cumpliendo las leyes locales y respetando la soberanía de los países anfitriones.

A medida que América Latina continúe siendo un punto focal de las inversiones y la actividad económica chinas, la influencia de las empresas de seguridad chinas podría expandirse aún más. Es esencial que los responsables políticos, los países anfitriones y la comunidad internacional se mantengan vigilantes y proactivos a la hora de comprender y regular las operaciones de las PSC chinas.

Te has suscrito correctamente a The Political Room
¡Bienvenido! Has iniciado sesión correctamente.
¡Excelente! Te has registrado correctamente.
¡Éxito! Su cuenta está completamente activada, ahora tiene acceso a todo el contenido.